domingo, 13 de septiembre de 2015

YO NO SOY UN HOMBRE BLANCO DEL NORTE


En cada momento de tu noche y de tu día
están presentes las bombillas,
y se apagan y se encienden
luces azules, rojas y amarillas…
Azules del vasto mar
que aparta el Norte del Sur,
en donde donde sufre, llora y muere
entre guerras, hambre y miseria
tu tribu, tus hermanos, tu familia;
amarillas de la penumbra
de la habitación que compartes,
en donde las babas negras sacrílegas
del hombre blanco muerden y manchan
y profanan tu piel de ébano divina,
y el rojo de tu lengua y tu entrepierna
y el interior de tu vientre
son objetos degradados de la mujer del Sur
para el hombre del Norte
que fuerza y rompe tus sentimientos
y la dignidad de tu raza,
esclava antes y ahora,
después de pagarle al proxeneta
con vuestro propio dinero,
por la posesión, la compañía y el abuso
de tu cuerpo, mientras tu mente
y tu  espíritu recuerdan
en el centro de África la otra miseria y esclavitud
de tu noble familia, robada, escupida,
lacerada, azotada, asesinada, destrozada
por los lobos blancos del Norte,
de pelaje pálido y alma
negra, cobarde y homicida.
En clubes de carretera,
en pisos de puta mierda,
en lugares sórdidos y mataderos
de la dignidad, la libertad, y el sentido de la vida
mueren las lágrimas de mis niñas y hermanas,
de Guinea, de Liberia, Mauritania, Costa de Marfil,
Camerún, Senegal, Sudán, Nigeria…
allí donde el Norte deja caer bombas del cielo,
cuchillos de degüello, ametralladoras, granadas,
tanques, minas , balas,
para robaros vuestra comida,
quitaros la vida, destrozaros el alma
y regalaros esclavitud, hambre, sangre y miseria
en el corazón de África
y en los burdeles de España,
lejos, lejos, muy lejos
de vuestra madre herida,
vuestro padre asesinado,
y vuestros hermanos y hermanas
que mueren de hambre
para llenar los sacos del Norte,
del hombre pálido y demoníaco y cobarde
que os roba, os tortura, os mata de hambre,
os viola
y asesina.



No hay comentarios:

Publicar un comentario