sábado, 24 de julio de 2010




Mi madre, Aurea Abad Maceiras, para la que nunca he sido capaz de construir una poesia que fuese una obra maestra, tal como yo deseaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario